Relaciones familiares

Just another WordPress.com weblog

PAUTAS DE CRIANZA

Ordinariamente las instituciones de protección, los Hogares infantiles, las escuelas y Jardines tanto públicos como privados nos invitan al ICBF a las reuniones de padres con el ánimo de que tratemos el tema de la crianza, autoridad o como comúnmente lo denominamos “ Premio y Castigo”. Por tal razón la División Operativa pensando en aportarle a los Equipos zonales, a las Directoras y Jardineras de los Hogares Infantiles y a los Equipos de las Instituciones, documentos sencillos y claros que les permitan manejar este tema con organización lógica incluyendo elementos de reflexión práctica propone el presente documento para ser discutido en los GET ( Grupo de Estudio de Trabajo).

Los elementos teóricos están basados en la cartilla “ENSEÑANDO A APRENDER” manual para el aprendizaje normal del niño Luis Villareal y Patricia Gaviria, psicólogos, quienes con la ayuda de la Caja Agraria hicieron esta publicación para padres y educadores (anexo fotocopia del documento).

Frecuentemente padres y educadores nos vemos abocados a conflictos serio en el manejo de la conducta de los niños y cada vez ensayamos métodos nuevos o viejos, tradicionales e innovadores quedándonos un sabor amargo de fracaso o frustración, que nos impele a utilizar el castigo como indiscutible y eficaz y ante nuestra culpa, terminamos afirmando: “ A mí me castigaron y aquí estoy…”esto hace entonces que perpetuemos el castigo físico de generación en generación como norma educacional por excelencia, que hagamos de la tarea de crianza una lucha de titanes y que el maltrato al menor se convalide como una practica NATURAL.

Vamos aquí a mirar los cuatro procedimientos útiles para enseñar el niño a aprender cualquier conducta, ellos son:

I. El castigo
II. El premio
III. El ignorar
IV. Los modelos

I. Comenzamos por el CASTIGO porque es quizás el que mayor perspectiva nos ofrece ya que lo hemos recibido y a su vez, lo hemos infringido.
El castigo es útil en la supresión de una conducta, pero para que ello sea efectivo tenemos que identificar las diferentes clase de castigo así:
a) Físico
b) Social y
c) Moral.
El castigo físico podemos definirlo como: golpes, pellizcos empujones, correazos…etc, o cualquier ataque que lesione leve o seriamente el cuerpo del niño. Cuando es leve, o sea no deja daño severo, pensamos que estamos corrigiendo y cuando es serio decimos que la intención era corregir, pero en el ejercicio ocurrió un accidente.

Si usted cree en el castigo físico y lo va seguir utilizando, debe hacerlo bajo tres condiciones, ninguna de las cuales puede faltar así:

1. Debe ser inmediatamente se comete la falta. si se hace tarde o se guarda la pela, no sirve, porque el niño aprende de las consecuencias de su conducta y si Usted le pega unas hora o unos días después del hecho, el no asocia, aún cuando usted se lo diga.

Tiene otro problema, cuando la pela se guarda para otro (generalmente el padre) Usted logra que el niño vea que Usted no es la autoridad, no en vano nos quejamos las madres de que los hijos no nos obedecen; muy seguramente aquí está la clave. Además con esto es lo único que conseguimos es distanciar afectivamente los hijos de los padres, porque lo sienten como un justiciero peligroso, que solo se acerca para pegar.

2. Se debe hacerse SIN RABIA. Si usted pega con rabia, corre el riesgo de que se le vaya la mano. Por que ese sentimiento, nos impide medir la fuerza y terminamos en un accidente, que según el código del menor y el código penal, se constituye en un delito llamado “lesiones personales”.

La rabia además enseña al niño otro sentimiento bien distinto y perverso que deberíamos acabar, cual es LA VENGANZA. Fíjese como Usted no castiga cuando no tiene rabia y termina diciéndole al hijo: “la próxima vez… convirtiendo entonces la amenaza y el chantaje en norma educativa.

3. Debe ser adecuado a la falta, si Usted castiga físicamente por todo, faltas grandes y chiquitas y a veces por situaciones que no son falta, el niño podrá discriminar la gravedad de sus actos, ya que se le pega indiscriminadamente, volviendo al niño como usualmente dicen algunos padres, insensible o indolente y a sus padres creer que lo que se necesitan son castigos mas fuertes y severos.

El castigo social seria entonces la supresión de satisfactores o privilegios, como no darle algo que le gusta ( nunca castigar con la comida) o no preemitiéndole a algo como salir o ver TV., participar de una actividad, etc.
Este sistema de castigo también supone que sea inmediatamente se comete la falta y obviamente el que sea adecuado para la falta.
A veces los padres imponemos castigos tan largos y difíciles de hacer de cumplir, que lo que terminamos es saboteándolos nosotros mismos. Ejemplo: no sale a la calle todo el año, o no ve televisión en un mes…cuando una o dos semanas después nosotros mismos lo sacamos a la calle o al día siguiente estamos viendo televisión con él. De donde la norma de oro es : Imponga castigo que usted pueda hacer cumplir y no sume castigos a una misma falta… Cuando el niño pierde el año le decimos: No sale en todas las vacaciones
Y no ve TV.
Y no oye música
Y no tendrá regalo de navidad
Y no piense en que le doy plata, y…
Si usted hace tal lista es muy probable que sea usted el que falle.

4. El castigo moral, es todo evento que humille, minimice, aterrorice o descalifique como: Ridiculizarlo, avergonzarlo o hacerlo sentir inútil, incapaz o bruto; lo mismo que infundirle el temor.

Este tipo de castigos tienen que desterrarse de nuestro repertorio.
II. El premio que también utilizamos cotidianamente pero en forma inconsciente, también tiene varias formas así:
a) Material
b) Social
c) Emocional

El premio material es todo aquello que le damos al hijo como reconocimiento a su conducta, ejemplo: plata, chitos, juguetes, regalos… Esto lo hacemos todos los padres, pero es tanto l que le tenemos que enseñar al hijo, a aprender, que nuestro bolsillo quedaría roto… así que utilicemos más el reconocimiento de la buena acción, el abrazo, la alabanza, la ternura, el permiso; a esto lo podemos llamar premio social.

El premio como el castigo, también debe ser inmediatamente se hace la buena acción pues los premios dados en forma LERDA no sirven para enseñar, y así como el castigo debe ser adecuado a la falta el premio también el premio requiere de adecuarse a la acción pues un castigo desmedido como un premio desmedido NO ENSEÑAN.

El premio emocional es cuando con palabras y actitudes, hace sentir a su hijo orgulloso de sí mismo, éste tipo de premio hará que él eleve su autoestima o amor propio y éste si será garantía para el buen comportamiento personal porque fallarse uno mismo es mas difícil que fallarle a otro.

lll. Los Modelos

recuerde Usted es modelo para su hijo y nada le puede enseñar a él desde su discurso… para el niño mas importante lo que Usted hace que lo que usted dice.

Quiere que su hijo aprenda a respetar? Sea Usted una persona respetuosa con el y con los demás y eso él, lo aprenderá de verlo en Usted.

No desea que su hijo fume no lo haga Usted.

Para que su hijo no mienta no debe mentirle nunca. Y así cada cosa que usted desee moldear en su hijo, recuerde que su hijo lo imita a Usted y es esa condición de modelo lo que Usted debe revisar.
Toda conducta premiada incrementa la frecuencia de aparición y toda conducta castigaga decrementa su aparición pero frente a quien la castiga o si no recuerde usted todas las cosas prohibidas en su crianza que de saberlo sus padres le castigarían, no las repitió usted mil veces?
Aprender a ignorar: Una clave para enseñar el buen comportamiento para su hijo es el ignorar lo malo y premiar inmediatamente lo bueno, pues la atención que Usted de al mal comportamiento lo agrava; así las cantaletas y los regaños sirven como premios al MAL comportamiento.
Hay conductas como la pataleta o las malas palabras que si nosotros atendemos los reforzamos; si queremos que esto pase y se extinga tendremos que ignorarlos y premiar siempre las aproximaciones sucesivas a la conducta que deseamos fomentar y dejar en firme.

Entonces una mezcla de estas (4) estrategias o medios nos serán de inmensa utilidad en la difícil tarea de la crianza para la cual nadie fue entrenado.

BEATRIZ ZULUAGA URIBE
Psicóloga

marzo 4, 2007 Posted by | Uncategorized | 199 comentarios