Relaciones familiares

Just another WordPress.com weblog

LA FAMILIA LUGAR DE AMORES Y DESAMORES

LA FAMILIA LUGAR DE AMORES Y DESAMORES

Qué papel juega el Psicólogo?

Al hablar de familia se nos viene a la cabeza la imagen ideal de un padre una madre y unos hijos envueltos en una relación armoniosa, de solidaridad mutua, donde una pareja enamorada trabaja con ahínco para sacar adelante esos hijos, atravesando toda suerte de dificultades…será este un ideal? O será mas bien lo que apunta la violencia intrafamiliar, el abandono, el divorcio, el desamor, los fenómenos estos nacidos del individualismo, las relaciones de poder, la incomprensión y la capacidad destructora que tenemos los seres humanos…?

Es cierto que la pareja enamorada sueña con formar ese nidito de amor y oasis de paz que todos en nuestro inconsciente colectivo tenemos, pero que al poner la relación a prueba de convivencia, sin un mapa guía de los posibles desencuentros, atajos del camino, épocas de crisis, y con una idea de posesión absoluta del otro, necesariamente los lleva a esa situación devastadora y enajenante.

Formar una familia supone saber de ella en si misma tiene una misión y los que la conforman deberán tener además una visión compartida; se debe aprender que la familia aparece cuando nace el primer hijo, que con ello se conforma un sistema en la que todos son parte importante, que le aportan al todo sus características individuales, pero que el otro es diferente y que es en el respeto de esas diferencias, donde es posible crecer.

La comunicación es el elemento fundamental en las relaciones humanas, no es siempre acertada y en la familia se va construyendo paso a paso una forma particular de estar juntos, que entienden solo los involucrados y es por eso que son tan importantes las cosas que se dicen, pues fundamentalmente una familia es un sistema racional, donde no es posible señalar culpables y victimas, pues la conducta del uno depende del otro y viceversa y donde todos forman parte del problema y parte de la solución. La cosa se complica cuando aparecen las relaciones de poder, en donde alguien se siente dueño no solo de los otros, sino de sus voluntades y decisiones… Es cierto que toda familia tiene una organización y una estructura de funcionamiento donde las jerarquías juegan un papel importante y que además se establecen reglas y normas que marcan los limites de la conducta de los miembros, que en última instancia, preservan el buen funcionamiento del sistema, pero esto, en ningún momento pede significar la enajenación de ninguno de los integrantes.

A medida que se avanza en el tiempo se van consolidando las relaciones y se va pasando también por etapas en las que se espera la aparición de crisis que necesariamente ponen a la familia a prueba y donde es imperativo renegociar la relación y hacer acuerdos o de lo contrario el sistema se autodestruye. Por ejemplo, una de las etapas criticas esperadas es la adolescencia de los hijos, donde estos necesitan y exigen mayores niveles de libertad y los padres pueden: 1) asumir o  una posición rígida que mande de vuelta al hijo a etapas anteriores, o 2) una actitud compresiva de aceptación de las nuevas circunstancias y con limites claros, pero flexibles que permitan el desarrollo hacia la autonomía. En el primer caso el sistema disfuncionará hasta su destrucción y en el segundo saldrá victorioso con todos los miembros enriquecidos.

Es entonces responsabilidad de la pareja inicialmente y posteriormente de todos los implicados, la construcción del nido de amor, el paraíso soñado o la cárcel del amor y el infierno del desamor.

El psicólogo terapeuta de familia podrá ayudar como guía en los momentos de crisis o como educador para la prevención de las disfunciones y de su actitud y manera de abordar el problema depende mucho el éxito o el fracaso. Si se triangula o coalisiona con una de las partes sin tener una estrategia clara que lo oriente, llevará el caso al fracaso. Si es capaz de leer desde la neutralidad, cual es el juego familiar, de evaluar incluyendo a los diferentes actores familiares involucrados en el problema, enfocándose en las fortalezas y en lo que es posible y no lo no perfecto, para que cada uno use sus habilidades, pero sobre todo enfocado el futuro y no el pasado, podrá ayudar a que el sistema alcance sus metas y que cada uno de los actores tenga una mejor sensación de bienestar.

Una cosa que debe tener bien claro el psicólogo que ayuda y que debe hacérselo ver a los participantes es que el cambio requiere de reorganización, reordenamiento, reestructuración de las rígidas representaciones que les impiden el afrontamiento efectivo de la realidad, pues la iniciación o facilitación de este proceso es una meta primordial de la intervención terapéutica.

BEATRIZ ZULUAGA URIBE.

marzo 25, 2007 Posted by | violencia intrafamiliar | 8 comentarios

El Alcohol y la violencia

Resumen: En este artículo se muestra la gran insidencia del consumo de alcohol y drogas en la manifestación de los celos y la violencia de pareja.

febrero 9, 2007 Posted by | Relaciones de pareja, violencia intrafamiliar | 5 comentarios